No se cumplió el último deseo de José José”, comenta Laura Núñez, amiga y jefa de prensa del cantante, quien lamenta que se hayan dividido sus cenizas.

“Ella ya había dicho que sí venía el cuerpo del señor a México y a la hora de la hora no respetó nada, pasó de largo algo tan importante como es México. El continente se sintió ofendido de que hiciera lo que se hizo con José, no respetar su última voluntad; porque la última voluntad de José era ser enterrado con su mamá y en la Basílica con una misa con su madre celestial”.

Núñez es directa. Opina que “fue algo muy triste en cuestión personal, porque yo sí le había prometido a José que sí le iba a cumplir su última voluntad”.

Sarita castigó a México, dice de manera contundente Laura, al recordar cuando ella misma se enfrentó a la hija menor de “El Príncipe de la canción, hace un año.

“A pesar de hacer todo lo posible por llegar a un acuerdo la maldad predominó”. “No se cumplió su deseo y yo le decía a ella, ‘no estás castigando a México, no estás castigando al continente, no estás castigando a Pepe, a Marysol o a mí, estás castigando a tu papá’; ese era el deseo de él y por algo es la última voluntad de una persona; pero a ella le valió castigar al continente y castigar a México, castigar a la familia; por supuesto eso no le importó e hicieron lo que su santa voluntad, la maldad fue lo que predominó y bueno mandaron la mitad de la ceniza, que yo obviamente siempre he dicho y lo diré, que en esa mitad venía su corazón”.

Aún no sé qué debería perdonarle a Sarita”, comenta José Joel a un año de la muerte del “Príncipe de la canción”, después de haberle hecho atravesar una odisea, junto a su familia, por encontrar el cuerpo de su padre y extraditarlo a México.

“No hay comunicación, sabemos que algo pasó de manera muy atroz y que hay muchas cosas que tenemos que resolver y que hay muchas cosas muy turbulentas, feas sobre la mesa, pero esa gente no da la cara”, explica José Joel en una entrevista.

El hijo del cantante explica que la situación se ha vuelto más complicada por el coronavirus. “No sé si para bien o para mal, esta pandemia se atravesó, pero en el momento en que todo vuelva a abrir, por supuesto que todos seguiremos buscando respuesta, justicia, buscaremos a esta gente para que dé la cara, para que se explique. Ver qué es lo que tenemos qué resolver y qué tenemos que perdonar”.

El inicio

El conflicto entre José Joel y su media hermana Sarita Sosa (hija que José José tuvo con su última esposa, Sara Salazar) comenzó cuando el cantante enfermó de cáncer. Sarita se llevó a su padre a Miami, donde finalmente murió en medio de mucho hermetismo. José Joel viajó junto con su hermana Marysol para asistir al funeral pero tardaron dos días antes de hallar el cuerpo.

Durante ese tiempo, Sarita fue la única que se hizo cargo de los trámites. Tiempo es lo que le faltó a José Joel para disfrutar de los últimos momentos con su padre, mientras que expresa con melancolía que desearía cambiar los últimos años en los que el “Príncipe de la canción” estuvo “cautivo” y no pudieron verlo.

“Tuve el gusto, el privilegio, el gozo de disfrutarlo como papá, como amigo, hermano, maestro, mentor, como artista por supuesto, logramos nuestro dueto, ‘La fuerza de la sangre’. Trabajé con él muchos años, realmente lo disfruté, pero me faltó tiempo”.

“¿Qué hubiera cambiado? Pues definitivamente esos últimos años, en donde lo tuvieron en cautiverio en Miami y ahora este año que no lo tengo, pues claro que la carne lo extraña, pero el espíritu… yo tengo la fe que en algún momento nos volveremos a encontrar, pero tiempo, me faltó tiempo con el todavía”, expresa. La vida sigue, reflexiona el cantante y aunque se vive un momento difícil en el mundo por la pandemia, él y su familia tratan de seguir adelante, teniendo en sus pensamientos a un padre que dio todo por ellos. “Me siento contento, más tranquilo, la vida sigue, tenemos nuestras responsabilidades, nuestras actividades, pero siempre estamos recordándolo, honrándolo, con esta bella tradición de recordar a los que ya se han ido en este primer aniversario luctuoso”.

José, para el mundo, será por siempre un intérprete que dejó un legado musical, pero para José Joel fue más que eso: su legado fueron las enseñanzas y consejos que le dio como padre.“

Siempre fue muy papá, desde chiquito, atendía las asambleas de la escuela, cuando empecé a trabajar en los teatros siempre veía la manera de ir. Pero lo más importante fueron los consejos de vida que me llegó a dar, hoy en día los sigo aplicando”, comparte.