Se trata de la primera mujer en enfrentar la pena de muerte a nivel federal en Estados Unidos desde 1953. Madre de cuatro hijos, le hizo creer a su nuevo marido que estaba otra vez en gestación. Todo era una gran mentira. Conoció a su víctima, de solo 23 años, por un chat de cría de perros de raza. El encuentro virtual fue la puerta al horror.

Estaba por ser madre por primera vez, cursaba un embarazo de ocho meses, y tenía 23 años cuando el horror la sorprendió por la espalda dentro de su propia casa en Skidmore, Missouri, Estados Unidos. Bobbie Jo y su marido, Zeb Stinnett, tenían en su propiedad un criadero de perros de la raza rat terrier (perros guardianes, más bien pequeños, que los norteamericanos usan mucho en las zonas rurales para combatir ratas y otras plagas) para complementar el dinero que les entraba por sus respectivos trabajos. Casualmente sería esta actividad la que conduciría a la cruel y violenta muerte de Bobbie Jo.

Bobbie Jo Stinnett nació y murió en el mes de diciembre: nació el 4 (en 1981) y murió el 16 (en 2004) con 23 años cumplidos. Inteligente y tímida, tenía un hermano menor al que adoraba, se casó con un amigo de toda la vida en 2003, dos años después de haber terminado su secundaria con honores.

Infobae.com