Los demócratas presentaron ayer el ambicioso proyecto de reforma migratoria impulsado por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, que busca crear una vía para la naturalización de 11 millones de indocumentados.

Los demócratas presentaron ayer el ambicioso proyecto de reforma migratoria impulsado por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, que busca crear una vía para la naturalización de 11 millones de indocumentados, un trámite legislativo que enfrenta resistencias de la oposición republicana.

Biden afirmó que esta reforma busca revertir “políticas equivocadas” de su predecesor, Donald Trump, que lanzó una campaña para frenar la inmigración irregular, reducir la llegada de migrantes con papeles y persiguió a los indocumentados.

La iniciativa fue presentada por los legisladores demócratas Linda Sánchez, en la Cámara de Representantes, y Bob Menéndez, en el Senado.

Llegó la hora de “sacar de las sombras a 11 millones de indocumentados”, dijo Menéndez durante una rueda de prensa virtual junto a otros legisladores.

En la Cámara alta los demócratas tienen 50 de los 100 escaños, y pueden usar el voto de la vicepresidenta, Kamala Harris, para desempatar. Pero si quieren evitar cualquier táctica de bloqueo deben reunir 60 votos para aprobar este proyecto.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, celebró la iniciativa integral.

Hay otros que quieren hacerlo de forma fragmentaria y ese también puede ser un buen enfoque. Eso lo tiene que decidir el Congreso”, afirmó Pelosi.

En la Cámara baja, la propuesta no tuvo un buen recibimiento entre los republicanos, que publicaron un informe afirmando que esta reforma “va a hacer que los estadunidenses estén menos seguros”.

PROCESO INCIERTO

Migrantes solicitantes de asilo varados en ciudades fronterizas como Tijuana bajo el programa Quédate en México, acudieron a las garitas de San Ysidro y El Chaparral para solicitar información sobre el proceso ordenado por el presidente Joe Biden.

Simplemente queremos una información exacta”, dijo Cindy Estefanía, una hondureña que se presentó a la garita de El Chaparral. Ella salió huyendo de su país hace más de un año, junto con su hijo de 9 años, ante las extorsiones de los pandilleros.

No está claro el proceso con el que, a partir de hoy, se revisará el caso de unos 25 mil migrantes que formaron parte del programa MPP.