El Economista

El canciller Marcelo Ebrard informó que el gobierno nacional trabajará con el de Estados Unidos, con la finalidad de crear nueva estrategia de seguridad para sustituir a la extinta Iniciativa Mérida firmada por los entonces mandatarios Felipe Calderón y George Bush. La reunión para arrancar con esta tarea será el 8 de octubre, fecha en la que se reunirá con el secretario de Estado, Antony Blinken; Alejandro Mayorkas, secretario de Homeland Security; y el fiscal general de los Estados Unidos, Merrick B. Garland.


“Yo pensaría que ya lo que fue el fundamento de la iniciativa Mérida, sus objetivos principales, su contexto queda ya superado con este nuevo encuentro entre México y Estados Unidos que le hemos llamado entendimiento. La iniciativa Mérida se acabó y ahora estamos entrando a otra etapa”, expuso el titular de Secretaría de Relaciones Exteriores.


Expuso que estableció dos condiciones para que este encuentro pueda caminar: el respeto mutuo para que no se repitan episodios como la captura del ex titular de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, así como respeto a la Soberanía.


“México ha puesto sobre la mesa dos principios fundamentales qué tiene que ver con el respeto mutuo, que quede claramente establecido que significa el respeto mutuo y esto por el precedente de lo que pasó con el general Cienfuegos y ha habido otros casos para que no se vuelvan a repetir va quedar claramente establecido el otro principio fundamental es el respeto a la soberanía de cada país”, agregó.


¿Qué es la iniciativa Mérida?
La Iniciativa Mérida (a veces llamada Plan Mérida o Plan México) fue un programa de cooperación de seguridad establecido por los Estados Unidos en acuerdo con México y los países de Centroamérica para combatir el narcotráfico y el crimen organizado. El acuerdo fue aceptado por el Congreso de los Estados Unidos y activado por el ex presidente George Bush el 30 de junio del 2008.


México es la ruta principal por la que transita cocaína y otras drogas destinadas al consumo en los Estados Unidos y el gobierno estadounidense calcula que los narcotraficantes mexicanos lucran unos veintitrés mil millones de dólares al año. Entre las instituciones norteamericanas que están involucradas se encuentran el Departamento de Estado y el Departamento de Justicia, el Consejo Nacional de Seguridad, el Pentágono, la Agencia Central de Inteligencia (CIA), el FBI, la agencia antidrogas DEA y por parte de México: el Congreso de la Unión, la Secretaría de la Defensa Nacional, la Armada de México, la Secretaría de Seguridad Pública, la Fiscalía General de la República y el Centro de Investigación y Seguridad Nacional.?