Este periodo comenzó el 12 de julio y se prolongará hasta 40 días, por lo que es importante seguir algunas precauciones para no tener un golpe de calor o deshidratación.

¿Qué calor hace! Seguramente es una de las frases que más hemos escuchado en los últimos días y la verdad es que sí.

Pero todo tiene una razón, y estas altas temperaturas se deben a la canícula, el periodo más largo del año que inició el pasado lunes 12 de julio y se prolongará por 40 días hasta el 21 de agosto.

Pero no se confíen, porque ´históricamente en los últimos 20 años, la canícula se ha alargado hasta diez días más.

En un comunicado reciente, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) explicó que es difícil definir la fecha exacta cuando comienza, pero siempre es a mitad de julio, oficialmente, empezó el 12 de julio.

El término canícula es antiguo, significa «perros», y lo acuñaron los egipcios, cuando notaron que el día que Sirio, la estrella Alfa de la constelación del Can Mayor, salía en el mismo punto exacto donde aparecería el sol, iniciaba también el periodo de más calor, y así pudieron predecir la inundación del Río Nillo, que preparaba los campos para la siembra.

La Conagua menciona en su comunicado que es difícil pronosticar el inicio, la duración e intensidad del fenómeno climático, también conocido como sequía intraestival, de medio verano o veranillo, porque depende de las condiciones atmosféricas, y en circunstancias excepcionales puede comenzar desde junio o extenderse hasta septiembre.

En esta época, el aire caliente, provocado por el anticiclón, impide que se formen las nubes en ciertas regiones y es por eso que las temperaturas se elevan y las posibilidades de lluvias disminuyen.

Independientemente de las explicaciones astronómicas o meteorológicas, debemos seguir algunas recomendaciones para cuidarnos del excesivo calor.

– Mantener la casa fresca

– Si tiene clima, la temperatura ideal es debajo de 32 ° C durante el día y 24 ° C por la noche.

– Colgar cortinas en ventanas soleadas, abrir ventanas por la noche y temprano en la mañana, y colgar toallas húmedas para enfriar el aire de la habitación.

– Evitar salir durante la hora más calurosa del día.

– Evitar la actividad física extenuante.

– Quedarse en la sombra.

– No dejar a los niños o animales en vehículos estacionados

– Mantener el cuerpo fresco e hidratado.

– Tomar duchas o baños fríos.

– Usar ropa liviana y holgada de materiales naturales.

– Usar un sombrero de ala ancha o gorra y gafas de sol.

– Beber regularmente, pero evitar el alcohol y demasiada cafeína y azúcar.

La ventaja es que decían los abuelos que cuando la canícula entra con agua, sale con agua, y este año, poquito, pero llovió.