El Heraldo

El 23 de julio del 2011 la música se vistió de luto por la muerte de Amy Winehouse, de quien se prepara una subasta en Nueva York en donde se pondrán a la venta más de 800 artículos que pertenecían a la cantante británica, entre ellos el vestido que usó para su último concierto.


Vestidos, pantalones, lentes de sol, ropa interior, instrumentos musicales, libros, discos y otros objetos con un valor estimado de entre uno y dos millones de dólares, se encuentran en una exposición en Nueva York desde el pasado lunes y después se subastarán en Beverly Hills los 6 y 7 de noviembre.


«Es difícil organizar una subasta con los padres de una hija fallecida», dijo Martin Nolan, director de la empresa Julien’s a la agencia AFP, quien añadió que Amy Winehouse no sólo era una gran cantante sino también un ícono de la moda.


«El asunto ha sido muy sensible y les ha llevado tiempo aceptar dar (los objetos) tras darse cuenta de que los fans, museos, coleccionistas del mundo entero querrían poseer estos artículos», explica Nolan citado por AFP.


De acuerdo con Martin Nolan la subasta tiene el objetivo de recabar fondos para la fundación de la cantante que ayuda a jóvenes que sufren adicción a las drogas y al alcohol, además sus padre señalaron que era una forma de preservar la “herencia y memoria” de su hija.
La muerte de Amy Winehouse


La subasta incluye un mini vestido verde con negro diseñado por Naomi Parry para Amy Winehouse, mismo que usó durante su último concierto en Belgrado en 2011 cuando el público se retiró del lugar y abuchearon a la cantante quien sufrió al escario en completo estado de ebriedad, lo que llevó a que su gira fuera cancelada.


Un mes después de lo ocurrido la cantante fue encontrada sin vida por su guardaespaldas en su habitación, se ha informado con el tiempo que en lugar había botellas de vodka junto a la cantante por lo que la causa de la muerte habría sido intoxicación por alcohol.


Con ello, Amy Winehouse se sumó al llamado “club de los 27”, que se refiere a las celebridades que han muerto a los 27 años y entre ellos se encuentra Brian Jones, Jimi Hendrix, Janis Joplin, Jim Morrison y Kurt Cobain.