Los mexicanos podemos hacer cosas grandes”, es uno de los mensajes que el amartizaje del Perseverance le dejó a Luis Enrique Velasco Velázquez, un chiapaneco que dirigió al equipo encargado del sistema de travesía del vehículo explorador de la NASA que el jueves se posó sobre el planeta rojo.

El jefe de diseño mecánico de la misión Marte 2020 creó las cámaras de video que lleva el rover y con una de ellas se tomó la foto que el viernes dio a conocer la NASA sobre la hazaña espacial. “Se tomó durante el descenso y por una cámara que personalmente instalé”, dijo en entrevista telefónica para Excélsior.

“Los planos de la cápsula los hice yo, al igual que del paracaídas, además de encargarme de su instalación,” comentó Velasco, quien también es responsable de los micrófonos que lleva el rover.

La labor de Velasco Velázquez y su equipo es fundamental, pues “si no hubiera diseñado e instalado correctamente el sistema de travesía, ingreso, descenso y amartizaje no se habrían superado los ‘siete minutos de terror’”, comentó a este diario.

Velasco Velázquez es uno de los seis mil integrantes de la NASA, llegó a Estados Unidos a sus 17 años y ahí estudió ingeniería mecánica.

Su sueño de pertenecer a la agencia espacial estadunidense se fortaleció gracias a la cultura maya. “Las pirámides fueron clave para mí desde pequeño, ahí descubrí la mente de sueños, de seguir el camino de grandeza”, dijo.

Ha trabajado en varias misiones de la NASA, pero Marte 2020, en la que participó en seis de los ocho años de preparación, es la primera en la que está involucrado directamente.

“Es un logro para la humanidad, el primer paso para que el humano sea interplanetario. Es la primera que el descenso se transmite en video (lo visto antes eran animaciones) y es la primera vez que se transmite en español”, destacó el ingeniero.

“Me siento en una posición histórica como mexicano”, afirmó.

Velasco comentó que trabaja en otro proyecto. Se enfoca en el diseño del satélite que viajará a Júpiter y en la misión Mars sample return, que se encargará de ir a recoger las rocas y material que el rover recogerá.

Tuvo un sueño y luchó hasta materializarlo, dijo, pero surgieron nuevos; uno de ellos es la colonización de Marte. “Quiero ser parte de la misión que buscará llevar al ser humano a Marte a finales de la década de 2030, principios de 2040”.

Además, quiere regresar a México como un empresario en tecnología espacial.

Destacó como otro logro el Moxie que se encargará  de producir oxígeno en Marte y se pretende que genere hasta 10g de oxígeno en una hora, succionando dióxido de carbono de la atmósfera. Con ello se estaría allanando el camino para que la presencia humana en Marte sea posible.

“Los mexicanos sabemos competir y debemos contribuir”, afirmó Velasco Velázquez, quien ya se ocupa de un nuevo proyecto, el diseño y creación de un satélite que viajará a Júpiter.

“CON ESTA MISIÓN, LA NASA EMPODERA A LAS MUJERES”

Uno de los logros de esta misión que amartizó y que investigará si hubo vida en el planeta rojo es que se empoderó a las mujeres, destacó Yair Piña López, un mexicano que participó en la NASA como estudiante-investigador en Mars Society.

Se trata de “una misión que destaca la equidad de género, pues entre los directores se encuentra una mujer de origen latinoamericano, la colombiana Diana Trujillo”, comentó a Excélsior Piña, quien en su labor en la agencia espacial estadunidense emuló las condiciones del planeta rojo y trabajó en la dosimetría de la radiación.

Precisó que, aunque en 2019 ya se realizó una caminata espacial a cargo de dos mujeres, la misión Marte 2020 puso sobre la mesa la importancia de la equidad de género.

“En Marte podemos encontrar condiciones más propicias y entre los riesgos para que los humanos puedan colonizar ese planeta está la atmósfera —que es muy delgada— y el campo magnético —que es casi nulo—, por ello la relevancia de enviar primero un robot”, comentó a este diario al hablar del objetivo del rover que amartizó el jueves pasado.

El joven, que participó en 2015 en el Congreso Internacional de Astronáutica de Israel, precisó que uno de los puntos relevantes del proyecto actual es el experimento Moxie, que se enfoca en la obtención de oxígeno a partir del dióxido de carbono presente en la atmósfera marciana y que podrá hacer viable el retorno desde ese planeta.

Yair Piña indicó que todavía hay muchos retos por resolver. Sobre el desarrollo de México en ese rubro, consideró que “necesita redoblar esfuerzos para avanzar en materia espacial.

EXCELSIOR