Es el primer viaje de Joe Biden como comandante en jefe a un estado tras un desastre natural. Va acompañado de su esposa, la doctora Jill Biden. El cronograma de la pareja presidencial incluye un banco de alimentos en Houston pero también un centro de vacunación. ¿Por qué no viajaron antes? Lo explicamos.

El presidente Joe Biden y la primera dama, Jill Biden, visitan este viernes a Houston para ofrecer asistencia ante el paso de la brutal tormenta de invierno en Texas, en lo que es el primer viaje del mandatario a un estado tras un desastre natural. 

La pareja presidencial tiene una doble misión: evaluar los daños dejados por el frío extremo y alentar a los residentes a vacunarse contra el coronavirus. 

El severo tiempo invernal en todo el sur durante el fin de semana del Día de San Valentín afectó a varios estados, y Texas sufrió la peor parte con condiciones inusualmente frías que dejaron a millones de personas sin electricidad, calefacción y agua durante días. Al menos 40 personas murieron en el estado como resultado del temporal de frío, según la agencia The Associated Press.

Los efectos devastadores aún se sienten. Aunque el tiempo ha vuelto a temperaturas más normales en Texas, más de 1 millón de residentes todavía tenían órdenes de hervir agua antes de beberla.

Biden declaró el desastre mayor en Texas y pidió a las agencias federales que identifiquen recursos adicionales para ayudar en la recuperación. La Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés) ha enviado generadores de emergencia, agua embotellada, comidas listas para comer y mantas.

Quería hacer el viaje la semana pasada, pero dijo en ese momento que se contuvo porque no quería que su presencia le quitaran el valor al esfuerzo local de recuperación.