Sally es la segunda tormenta en menos de un mes que amenaza la zona y se espera que provoque fuertes precipitaciones y vientos de 137 kilómetros por hora