Empieza a recibir ayuda de otros países para hacer frente al repunte de contagios y muertes que ha azotado al país y a su colapsado su sistema de salud.

India registró más de 320,000 nuevas infecciones de coronavirus el martes mientras empezó a recibir ayuda de otros países para hacer frente al brusco repunte de contagios y muertes que ha azotado al país y a su colapsado su sistema de salud.

Los 323,144 nuevos positivos confirmados el martes elevaron el total nacional por encima de los 17,6 millones de enfermos, una cifra solo superada por Estados Unidos. Tras cinco días, frenó la tendencia de batir el récord de contagios en un único día en todo el mundo, pero la caída es más un reflejo del descenso de las pruebas de detección durante el fin de semana que de la contención de la pandemia.

El Ministerio de Salud indio reportó también 2,771 decesos en las últimas 24 horas, lo que supone que alrededor de 115 personas sucumbieron a la enfermedad cada hora. Con esto, la cifra de víctimas mortales en el país asciende a 197,894, por detrás de las registradas en Estados Unidos, Brasil y México. Los expertos dicen que el conteo oficial probablemente esté por debajo del real.

El vocero del Ministerio de Exteriores, Arindam Bagchi, tuiteó el martes fotos del primer envío de ayuda médica llegado a India desde Gran Bretaña, que incluía 100 ventiladores y 95 concentradores de oxígeno.

Otras naciones como Estados Unidos, Alemania, Israel, Francia y Pakistán también prometieron ayuda. Se han comprometido a enviar oxígeno médico, pruebas diagnósticas, tratamientos, ventiladores y equipos de protección para ayudar a India a superar una crisis que el director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, calificó el lunes de “más que desgarradora».