El FBI y la agencia de seguridad cibernética de Estados Unidos dijeron en un comunicado que organizaciones que investigan el COVID-19 estuvieron en riesgo de ser blanco de acciones de China.

Advirtieron que expertos en cibernética asociados a Pekín intentaron hacerse de «valiosa propiedad intelectual y datos públicos relacionados a vacunas, tratamientos y tests de redes y personal relacionados con investigaciones sobre la COVID-19».

Los intentos de China dirigidos a estos sectores representan una amenaza significativa para la respuesta de nuestras naciones a la COVID-19″, dijeron las entidades sin dar ejemplos o pruebas de sus afirmaciones.

Pero la advertencia se sumó a la creciente pelea entre las superpotencias sobre el brote que se desató en China a fines del año pasado y ha costado la vida a por lo menos 293.000 personas, 80.000 de ellas en Estados Unidos.

El presidente estadounidense Donald Trump ha acusado a China de esconder el origen del virus y no haber cooperado con Estados Unidos ni otros países en los esfuerzos por controlar la enfermedad.

Interrogado el lunes sobre informes que indican que Washington cree que piratas informáticos chinos echaron el ojo a las investigaciones de Estados Unidos sobre una vacuna, Trump respondió: «¿Qué más hay de nuevo? Díganme. No estoy contento» con China.

Chiapas Hoy//MdR