Un hombre que se burló de las vacunas covid-19 murió esta semana en un hospital del área de Los Ángeles después de contraer el virus.

Con tan solo 34 años, Stephen Harmon murió el miércoles en Corona Regional Medical Center, aproximadamente a una hora en auto al este de Los Ángeles.

Stephen Harmon publicó fotos de sí mismo en su cama de hospital, escribió que tenía neumonía y niveles de oxígeno críticamente bajos y que lo iban a intubar. En un tweet del miércoles, Harmon escribió: «No sé cuándo me despertaré, por favor oren», informó KCBS-TV.

Tres días antes de su muerte, Harmon tuiteó: «Si no tienes fe en que Dios puede sanarme con tu estúpido ventilador, entonces mantén el infierno fuera de mi habitación de la UCI, ¡aquí no hay lugar para el miedo o la falta de fe!»

Antes de su hospitalización, Harmon se había burlado de los esfuerzos de vacunación en las redes sociales.

La muerte de Harmon fue «increíblemente desmoralizante», dijo a KCBS-TV el Dr. Oren Friedman, que trata a pacientes con COVID-10 en el Centro Médico Cedars-Sinai en Los Ángeles. Dijo que el número de admisiones de COVID-19 se había multiplicado por diez.

“Prácticamente todas las personas que se están enfermando lo suficiente como para ser admitidas en el hospital no han sido vacunadas”, dijo Friedman.

Incrementan los contagios por COVID-19 en California

El estado más poblado del país ha visto un número creciente de infecciones por covid-19, liderado por la variante delta altamente transmisible que ha proliferado desde que el estado reabrió completamente la economía el mes pasado. La gran mayoría de los casos nuevos se dan entre personas no vacunadas y los funcionarios de salud han pedido a las personas que se pongan las vacunas.

El viernes, el Departamento de Salud Pública del estado informó casi 8,000 casos nuevos un día antes y la tasa de positividad de las pruebas durante siete días había aumentado a más del 5% después de caer por debajo del 1% hace solo unas semanas.

El condado de Los Ángeles, que tiene aproximadamente una cuarta parte de la población del estado, reportó más de 3,000 casos nuevos por primera vez desde febrero. Había 655 personas con COVID-19 en los hospitales, un aumento de más de 200 personas en una semana, según cifras del condado.