Debido a la pandemia del Covid-19, el número de mexicanos en situación de extrema pobreza podría crecer de 11.1 a 15.9 por ciento, al colocarse en 19.4 millones de personas en 2020, principalmente en los estados de Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Veracruz y Tabasco, de acuerdo con proyecciones de la CEPAL y la FAO.

Durante la presentación virtual del informe “Cómo evitar que la crisis del Covid-19 se transforme en una crisis alimentaria”, Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), advirtió que es urgente establecer el llamado Ingreso Básico de Emergencia y un Bono contra el Hambre en transferencias bancarias, vales o entrega de alimentos en especie para la población más vulnerable durante los próximos seis meses.

Además de que señaló que es indispensable entregar créditos blandos no reembolsables para fortalecer la agricultura familiar.

Agencias