El 53 % de su población de 9,3 millones de habitantes ya ha recibido las dos dosis de la vacuna de Pfizer/BioNTech.

Llevar tapabocas al aire libre dejará de ser obligatorio a partir de este domingo en Israel, un país que apostó decididamente por la vacunación masiva de su población para luchar contra el coronavirus, informaron sus autoridades.

“Las mascarillas están hechas para protegernos de la pandemia del coronavirus. Pero como los expertos han concluido que la mascarilla ya no era necesaria al aire libre, he decidido levantar (la obligación de llevar) mascarilla”, indicó el ministro de Salud, Yuli Edelstein, en un comunicado.

“La tasa de infección es muy baja en Israel gracias al éxito de la campaña de vacunación, así que es posible suavizar las medidas”, añadió.

Israel registraba a mediados de enero un pico de 10.000 contagios diarios. Actualmente son inferiores a 200 y la tasa de positivo en los tests es del 0,3 %.

Las autoridades ya permitieron en marzo la reapertura de restaurantes, bares y playas.

Israel anunció el miércoles que a partir del 23 de mayo autorizará la llegada de turistas, después de que la rápida campaña de vacunación permitiera frenar la covid-19 en el país hebreo.

Las autoridades israelíes cerraron de forma casi hermética las fronteras a los viajeros por ocio tras el inicio de la pandemia en marzo de 2020.

Los ministerios de Sanidad y Turismo indicaron el miércoles que los turistas podrán volver a Israel a partir de finales de mayo si están vacunados y presentan un test PCR negativo, además de hacerse una prueba serológica en su llegada a Israel que demuestre la eficacia de su vacunación.

Primero, las autoridades israelíes solo autorizarán los viajes “en grupo” y el número será “limitado”, precisó el ministerio de Turismo en un comunicado.